¿Quién no conoce al menos una historia sobre una tarjeta clonada? La duplicación de TDC y plantación de compras es algo mucho más común de lo que quisiéramos.

Hace tiempo que el efectivo comenzó a perder popularidad. A medida que el comercio electrónico y los servicios de suscripción y aplicaciones comenzaron a crecer, también crecieron las estafas y robos. Y no hablamos solo de México: la clonación de tarjetas sucede a nivel mundial.

Lo cierto es que cualquiera es susceptible en estos tiempos a sufrir un robo de identidad. Por este motivo, hay que estar alerta. Te contamos cómo prevenir este tipo de fraudes. Ten en cuenta estos tips y ahórrate el dolor de cabeza.

¿Qué es la plantación de compras?

Este es el destino de toda tarjeta clonada. La plantación de compras es cuando una persona que no eres tú compra cosas en línea, en tu nombre y con tu TDC.

Cualquiera que acceda a los datos básicos de tu persona y tu TDC puede realizar la compra que se le ocurra. Las compras online son cada vez más ágiles y seguras, pero el ser impersonales las hace más vulnerables a este tipo de prácticas.

Normalmente, no te enterarás de la plantación de compras hasta descubrir movimientos extraños en tu resumen mensual. Dependiendo de tu suerte, podrá ser desde un par de zapatillas hasta un pasaje de avión.

¿Cómo te pueden clonar la tarjeta?

Hay más de una manera en la que puedes terminar con una tarjeta clonada. Te contamos aquí cuáles son, para que puedas estar atento.

Tarjeta clonada en un comercio

El “skimmer” es un aparato que copia la banda magnética de las tarjetas. No te imagines una gran computadora: se trata de un aparatito diminuto que puede ser insertado dentro de una terminal de pago.

Esto significa que tu tarjeta puede ser clonada ante tus ojos, sin que te des cuenta. La manera de prevenir la clonación en los comercios, es controlar los movimientos de la persona que manipula tu tarjeta. Debe deslizarse por el posnet una sola vez.

Tarjeta clonada en un cajero automático

Lamentablemente, nuestras tarjetas de crédito y débito están expuestas incluso dentro del banco. Los skimmers pueden ser insertados dentro de los cajeros automáticos. Además, cuando los operamos corremos el riesgo de mostrar nuestra información confidencial a un desconocido.

Es fundamental que antes de usar un cajero automático corrobores que nadie está espiando los datos que ingresas. Pero, además, revisa que el cajero no se vea raro. Si notas alguna pieza adicional, confía en tu intuición y evita usarlo.

También es recomendable que evites pasar tu tarjeta en la puerta de ingreso. Esas terminales son más susceptibles a intervenciones maliciosas.

¿Qué hacer en caso de tener una tarjeta clonada?

Tarjeta clonada mediante phishing

Los avances tecnológicos hacen nuestra vida más fácil. Pero, mientras tanto, las formas de estafa avanzan en el mismo sentido. El phishing es un tipo de robo que opera 100% online y es cada vez más común. Seguro conoces a alguien a quien le pasó.

Hablamos de phishing para referirnos a las estafas que se realizan haciéndose pasar por un banco o institución financiera. A través de un mail o perfil falso de redes sociales, los delincuentes solicitan información con la que pueden acceder a las cuentas y tarjetas de las personas.

Esta modalidad se popularizó más que nunca a partir de la pandemia. Las víctimas más comunes son personas mayores que no están tan acostumbradas a los medios digitales. ¡Pero atento! El phishing puede agarrar desprevenido a cualquiera.

¿Qué hacer cuando ves un cargo no reconocido?

Ya sabes que tus tarjetas están expuestas a cierto riesgo. Ahora, ¿qué debes hacer cuando descubres que tu tarjeta fue clonada?

Repasa tus movimientos

Antes de decirte qué hacer ante una tarjeta clonada, debemos insistir en la importancia de repasar tus movimientos en detalle. No te quedes con ver el monto total y pagarlo.

Revisa cómo se llegó a ese monto. ¿Recuerdas cada uno de los gastos que figuran en la lista? ¿No hay nada raro? La costumbre de revisar el detalle de tu resumen no solo te ayudará a detectar estafas cuanto antes. También es una buena práctica para llevar un control más cercano sobre tus finanzas personales.


Actúa lo antes posible

¿Viste algo raro? No pierdas tiempo. Quien sea que tenga tu tarjeta, puede estar haciendo más y más compras mientras tú evalúas si realmente te la habrán clonado o no. En estos casos es clave actuar ante la primera sospecha.

Si descubres movimientos extraños en el resumen de tu tarjeta debes informar de inmediato a tu banco. Ellos procederán a bloquearla. De esta manera, la plantación de compras llegará a su fin. Luego podrás ocuparte de recuperar lo perdido y recibir un nuevo plástico.

Solicita reembolso

Cuando te comuniques con el banco, consulta cuál es el procedimiento a seguir, para asegurarte de cumplir con todos los pasos.

Las TDC cuentan con un seguro que te respalda ante eventos como la plantación de compras. Puede que el reembolso no sea inmediato, dependiendo de cada institución y sus procedimientos específicos. Pero lo seguro es que debes recuperar tu dinero.

Acciones para evitar una tarjeta clonada

Algunos hábitos reducen significativamente tus probabilidades de sufrir plantación de compras. Te contamos dos formas básicas de prevenir este mal trago.

No uses tus tarjetas en páginas sospechosas

Al momento de hacer compras en línea, es muy importante que revises la seguridad de los sitios web en que navegas. ¿Sabes cómo hacerlo? Hay dos indicadores básicos que te permiten identificar rápidamente si se trata de un sitio seguro o no:

El enlace debe comenzar con https://

Debe tener el símbolo de un candado.

No importa cómo se vea el sitio. Si no cumple con esas dos características, evita ingresar tus datos personales.

Intenta usar plataformas de pago seguras.

Muchas veces el sitio web en donde vemos los productos no es el mismo que aquel en donde se realiza la compra. Este último es el más importante. Procura usar solamente plataformas de pago seguras, como SlightPay.

¿Conoces las tiendas en las que puedes usar este método de pago? Compra aquí.

Conclusión

Las tarjetas de crédito y débito son susceptibles de ser clonadas a través de aparatos como los skimmer y estafas como el phishing. Es fundamental estar alertas para evitar terminar con una tarjeta clonada.

Ten en cuenta los tips que te contamos: revisa tus movimientos, navega solo en sitios seguros y elige siempre plataformas de pago confiables, como SlightPay.